Panacotta (“crema cocida” en italiano) es un postre sencillo pero fascinante, como la cultura italiana misma, demuestra que no se necesitan muchos ingredientes para crear algo digno de recordar.